El empresario argentino, Alejandro Bulgheroni, inauguró hace algunos años un emprendimiento ‘vitivinícola y turístico’, Bodegas de Garzón, ubicado a tres kilómetros de Pueblo Garzón, Maldonado. Con una inversión de US$ 85 millones, el proyecto incluía una bodega ‘sustentable’ de 19.050 metros cuadrados para vinos finos, un restaurante, un ‘hotel de lujo’ y un exclusivo club de vinos, para el que quienes quieran ser socios deberán pagar una matrícula de US$ 180 mil, según decía Bloomberg.

Este proyecto era una suerte de Vanity Project en el que había incluído a la señora con frente de vagina y está inmerso en un predio de 2.000 hectáreas adquirido por el empresario en 1999, y en el que ya fabricaba aceite de oliva extra virgen bajo la marca “Colina de Garzón”. En el blog del emprendimiento, el empresario argentino definía a esta zona como “una pequeña toscana en Uruguay”. Escribiendo esto desde la Toscana, diría yo, que la diferencia sobre 2000 años de historia en la que los Etruscos tenían logros técnicos más importantes que los mismísimos griegos pero que se yo.

La cuestión es que, según el sitio web de la empresa, la cosecha de uvas de 2014/2015 -la primera del establecimiento-, le permitió convertirse en la primera bodega sustentable construida fuera de Estados Unidos, siguiendo las exigencias del United States Green Building Council (USGBC). Además contaba con la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), un sistema creado por la US Green Building Council de Estados Unidos que se compone de un conjunto de normas sobre la utilización de estrategias encaminadas a la sostenibilidad en edificios y que supongo que son un engañapichanga de dimension fabulosas.

Consecuencia de esto fue que el New York Times publicó una lista con los 52 lugares que ningún viajero debería dejar de visitar en el 2016 que recién comienza. En el puesto número 21 se ubicaba la Bodega Garzón, una región que -según escribía el diario- es una “nueva región con un boom en la producción de vino y cerca de playas consagradas por su belleza”. En tanto, CNN en su versión en inglés se refirió a esta bodega dentro de su nota “10 reasons to visit Uruguay in 2016” (10 razones para visitar Uruguay en 2016), y destacó que se trata de la primera en obtener la certificación LEED fuera de los Estados Unidos. Manija no faltaba.

Hace unos meses, sin embargo, dicha empresa Agroland expulsó a 176 trabajadores. No hubieron noticias de esto ni en Bloomberg ni CNN. Los directivos de la empresa agroindustrial alegaron ante las autoridades de la Intendencia de Rocha –departamento del cual provienen casi la mitad de los damnificados– que los despidos se debieron a una “reestructura empresarial”. Entre los motivos barajados por los responsables de la empresa, están que la zafra se terminó antes de tiempo y que algunas etapas previstas en el proceso de inversión culminaron. “Se dijo que algunos despidos tienen que ver con la zafra, pero hay trabajadores echados que estuvieron ocho años en la empresa. No es un despido cualquiera, estamos hablando de más de 170 trabajadores”, dijo a Brecha el edil frenteamplista Federico Martínez.

La Junta Departamental de Maldonado solicitó la concurrencia de los directivos de la empresa a la comisión de trabajo para que brinden mayores explicaciones pero no hubieron adelantos por lo que imaginamos lo que ocurrió. J A T

ESTOY EN MILAN CON GALATI Y ACABO DE TERMINAR EL GRAND TOUR PLINIANO (EL VIEJO)

« --- »