Hace unos días, puse mi encuentro con el ahora alicaído Liniers tras que alguien en Twitter me compartiera su post en Instagram en el que posa frente al edificio de Renzo Piano que hace las veces de sede del New York Times en esa ciudad. Pero vale la pena recordar las dos razones por la cuales este blog decidió posar su atencion en el hijo del sindico La Nacion supuestamente descubierto por Maitena pero cuya carrera fue meteorica de la mano del aparato de publicidad que La Nacion le hizo tanto en su medio como en los medios amigos.

La primer razon por la que LANP se intereso en analizar criticamente su carrera tuvo que ver con su decision de vender ‘obra’ en la galeria de arte Elsi del Rio y participar en ArteBA como artista. Recordemos que hizo aquella infame campaña de Coca Cola con Nicola Costantino y Milo Lockett. En esa epoca, es decir, en el period Pre Lanp de Liniers, el joven iba por todo y queria justificar su lugar en el mundo de la historieta corporativa calzandose el uniforme de artista. Esto, como sabemos, le duro poco y poco a poco fue identificado como lo que es, un empresario o, mejor dicho, un supuesto emprendedor con sueldo fijo pago por el padre y cuyos movimientos estrategicos de carrera fuero no solo sponsoreados sino posiblemente ideados por su padre.

Su visita a The New York Times es, desde ya, otro capitulo en su profesionalizacion del trafico de influencia y al transformacion de Instagram en un intento de lavado de dicha opacidad. Digo esto porque a dos dias de su visita al edificio de Renzo Piano presentado como sis u calidad de dibujante fuera reconocida al punto de ser buscado por ese diario, sale la noticia, en el diario de su papa de que La Nacion acaba de asociarse con The New York Times en el esfuerzo de los diarios de no desaparecer facilitandole al diario Americano subscriptores. Vale decir que desde hace unos meses, ese diario comenzó una desesperada campaña de aportes y donaciones para poder mantener el periodismo de investigacion en epocas de la post-verdad. J A T

 

HOY LLEGA LA NUEVA CAÑECHAT, PERO TODAVÍA PODES VER LA ÚLTIMA… POST-FOTOGRÁFICA

 

« --- »