ESTE TEXTO NO ES MIO SINO DE ‘EL TINTORERO ENMASCARADO’

Me importaba un bledo DESEARÁS… porque es de Caplan, porque fue promocionada como «la película de Pampita», porque la subieron a Netflix y un sinfín de prejuicios menos conscientes que constituyen eso que Borges denomina «previo fervor» y «misteriosa lealtad». (Ojo, hay productos excelentes en Netflix pero la lógica de esa plataforma es una mierda, desde el punto de vista de educar una mirada crítica.) Pero Cañete lanzó el desafío con mesurada ambigüedad, las primeras respuestas abrazaron el desprecio esperable (al que yo mismo tendía, antes de ver la película) y decidí prestarle atención a la película. Apenas vi los primeros cinco minutos capté que quienes no advirtieron y no advierte que se trata de una comedia no entendieron ni entienden la película. Como pasó con los juegos de agua que hizo Larreta, el progresismo (kirchnerista, troskista y bien pensante de toda calaña) exigía que el «parque acuático» fuera una «pileta». Del mismo modo, se le pide a DESEARÁS… que sea lo que no se propone ser, a la vez que no se capta precisamente qué se propone ser.

Es entendible que la película de Caplan despierte desazón, ya que, al contar con Pampita en el reparto, la película fue inmediata e irreflexivamente puesta en serie con ABZURDAH («Uh, está la China en tetas») y con LOS QUE AMAN, ODIAN («Uh, está la Lopilato en bolas», si bien la actriz declaró, en un reflejo puritano que le ganó a sus reflejos comerciales, que quien aparece en bolas es una doble y no ella). Incluso es entendible que tanta gente no haya captado el chiste en los primeros cinco minutos: la subjetividad del reality show —que viene haciendo estragos en el mundo— arrasa con las facultades mentales que permiten el distanciamiento y, por ejemplo, leer entre líneas o advertir una ironía.

Entonces el desafío de Cañete y aquellos primeros comentarios funcionaron como el estímulo que la película en sí no me daba. Ignoro si mi lectura hubiera sido la misma sin este estímulo «exterior». Y no me importa. Este blog y la película me dieron algo que pensar y un espacio donde argumentar por escrito e intercambiar. No es poco en un mundo donde el escándalo de lo indecente y el escándalo de lo combativo eclipsan al escándalo de lo pausado.

Finalmente y en otro orden, ya que remitiste a la película que protagoniza Kristen Stewart, recomiendo fervorosamente la que protagoniza su ex pareja de set y de alcoba, Robert Pattinson, GOOD TIMES: rapsodia alucinada del american whiste trash en el corazón podrido de la Gran Manzana.

EL LANPODCAST DE LA SEMANA PASADA ERA UNA CHARLA CON GABY GALATI SOBRE ANIMALISMO Y POST-HUMANISMO

« --- »